Cómo el cacao se convierte en chocolate ¡el complemento ideal!

Como el cacao se transforma en chocolate

No sabemos cómo ocurrió, pero su sabor terminó convirtiéndose en el acompañante perfecto de nuestros postres favoritos, hasta el punto que hoy resulta imposible disfrutar un helado sin desear agregarle un toque de chocolate. Pero, su suave textura no es lo único que lo convierte en un elemento simplemente excepcional, sino también el proceso que los hace llegar a nuestras manos. Con un origen tropical legendario, y cuyos modos de presentación han variado por años, el chocolate es el ingrediente que nunca puede faltarnos y esta es la forma es la cual es creado.

Una joya naciendo de la naturaleza

A medida que maduran, las vainas de cacao presentan un cambio de color notable, eventualmente pasando de verde a rojo, de rojo a púrpura y de púrpura a amarillo. Este último cambio indica que ya es el momento adecuado para cosecharlo, aunque también es importante prestar atención a las señales en la textura de la fruta a fin de evitar la mala maduración de las vainas o impedir que estas se sequen si son cosechadas después del tiempo promedio. De igual forma, es importante que los agricultores efectúen un corte limpio para no ocasionar daños a la planta y permitir que esta continúe floreciendo.

¿Y qué ocurre después? El proceso de fermentación es uno de los más importantes en la producción de chocolate, ya que es en este donde son desprendidos los mucílagos del grano responsables de formar en su interior las sustancias que le dan su característico aroma y amargor. Esto es logrado al envolver las semillas en hojas de plátano y ubicarlas bajo sombra, de modo que se converse la humedad en ellas mientras se produce una fermentación natural. ¿El siguiente paso? Colocar los granos bajo el sol durante algunos días y removerlos regularmente con un rastrillo para que estos se sequen de modo uniforme.

Transformando el cacao

Los granos de cacao pasan por un minucioso proceso de clasificación para determinar cuáles mantienen las condiciones más óptimas y cuáles podrán ser utilizados en la fabricación de productos derivados, esto con el fin de pasarlos a la siguiente fase: el tostado. El sabor y aroma del producto se intensifica a medida que se tuestan los granos y, una vez que se colocan en los bombos giratorios, es necesario mantener un aumento gradual de la temperatura, cuyo punto máximo no debe sobrepasar los 120°C.

Luego de ser perfectamente tostados, los granos de cacao son triturados y molidos manteniendo una temperatura constante de entre 60 y 80°C durante varias horas. La pasta generada a partir de la molienda, es combinada con otros ingredientes como la manteca de cacao para obtener una textura más suave. Posteriormente, esta pasta es homogeneizada, filtrada y compactada en bloques, aunque también suele ser utilizada en su estado líquido. El sabor también dependerá de la combinación de sus granos, lo cual hace posible que su amargor sea más o menos intenso. Las variedades fuertes incluyen:

  • Accra
  • Trinidad
  • Granada
  • Santa Lucía
  • Para

Mientras que algunas especies de granos de cacao suaves son:

  • Mauritius
  • Arriba
  • Java
  • Sri Lanka

Siente el sabor del chocolate en tu helado favorito

Sin duda, estamos enamorados del chocolate y quizá esta es la razón principal de que sea considerado uno de los sabores más emblemáticos de todo el mundo. Pero, su característica suavidad no es lo único que podrás encontrar al probar los helados de Ceasar’s Ice Cream. Atrévete a disfrutar el toque acidulado de la maracuyá o la incomparable dulzura de la Lúcuma, ambas transformadas en un postre hecho para brindarte el máximo placer. ¿Qué esperas para disfrutar nuestras recetas caseras?

[fbcomments url="https://www.heladitos.com/cacao-se-convierte-en-chocolate/" width="100%" count="off" num="3" countmsg="" title=""]